lunes, 6 de junio de 2016

6. Time Out Of Joint

Publicada por primera vez en 1959, algunos consideran esta novela como el inicio de las grandes obras de Philip K. Dick.

La acción es nuevamente contemporánea: es el año 1959 y Ragle Gumm pasa los días en casa con su familia (su hermana Margo, el esposo de ésta, Vic, y el hijo de ambos, Sammy), participando diariamente en el concurso del periódico "Where Will The Little Green Man Be Next?" y ganándolo también diariamente, gracias a su análisis y dedicación al juego.

Pero... algo no cuadra. Ragle empieza a darse cuenta de que el tejido de la realidad se está rompiendo: objetos que desaparecen y son reemplazados por meros carteles, un listín telefónico del que ni un solo número es correcto, una revista con la foto de una conocidísima actriz de la que, extrañamente, nadie ha oído hablar... Ragle decide averiguar qué es lo que está pasando realmente y, aunque se encuentra con numerosas dificultades, finalmente descubre la verdad: en realidad están en el año 1998, en plena guerra civil con los colonos de la Luna. Ragle, antiguo miembro del ejército, fue capturado cuando estaba apunto de unirse a las filas enemigas, su memoria fue borrada y su cerebro hizo una regresión a un tiempo que para él era tranquilo y ordenado: su infancia, en 1959. Así que se creó un pueblo artificial lo más fiel posible a ese año, se pobló de voluntarios a los que también se les borró la memoria para hacerles creer que realmente estaban en esa época y se inventó el concurso del periódico cuyo propósito no era otro que hacer que Ragle pusiera en marcha sus capacidades y predijera dónde iban a lanzar sus misiles los Lunáticos.


Tras descubrir la verdad Ragle toma la difícil decisión de volver a unirse a las tropas lunáticas, abandonando a una familia que, a pesar de no ser real, siente como tal tras los largos años conviviendo diariamente con ellos.


Este libro, como la mayoría de Dick, empieza metiendo al lector en la piel del protagonista: pasan cosas raras y uno tiene que seguir leyendo para descubrir, a la vez que Ragle, cuál es el origen de esos fenómenos y qué explicación tienen. La historia avanza deprisa y se hace en general muy amena pero... por alguna razón a mí estos personajes no me han "importado" tanto como los de otras novelas, no he conseguido simpatizar tanto con ellos... vaya, me daban un poco igual. Quizá se da más importancia a la historia general que a la vida particular de ellos, quizá es que sus vidas me son demasiado ajenas como para poder empatizar con ellos. Sea como sea, aunque el libro me parece entretenido y bien desarrollado... no es de mis favoritos. Qué se le va a hacer.

Hay varios de los temas comunes de la literatura de Dick:

- Hay una gran guerra mundial.
- La dificultad del protagonista de discernir qué es realidad qué no lo es.

Sobre esto último me gusta esta cita del propio Dick: "In virtually all my books the protagonist is suffering from a breakdown of his idios kosmos –at least we hope that's what's breaking down, not the koinos kosmos. As his idios kosmos breaks down, the objective, shared reality emerges more clearly... he is exposed to the archetypal or transcendental forces of the koinos kosmos, and if the time comes that he lives only in the koinos kosmos he is exposed to powers too great for him to handle. In other words, we must have our idios kosmos to stay sane." Me gusta la habilidad de Dick de incluir temas más profundos y filosóficos en su ciencia ficción.


CITAS:

Capítulo 2:

"The odd thing in this world is that an eager-beaver type, with no original ideas, who mimes those in authority above him right to the last twist of necktie and scrape of chin, always gets noticed." --- Se podría aplicar a la actualidad.


Capítulo 5:

"The ins and outs of residential daytime intrigues... wives were worse than politicians."


Capítulo 7:

When cab drivers recognize me, he decided, it's probably not in my mind. But when the heavens open and God speaks to me by name... that's when the psychosis takes over." --- Buena conclusión, sí.


Capítulo 9:

"Because you believe everyone's against you, you force everyone to be against you."

domingo, 10 de abril de 2016

5. The Cosmic Puppets

Escrita en 1953 como un relato corto titulado de "A Glass of Darkness", fue publicada como The Cosmic Puppets, novela de mayor longitud, en 1957.
 
Nuevamente la acción es contemporánea al momento de la escritura, ya que transcurre en 1953. La historia empieza en el momento en que Ted Barton, acompañado de su mujer Peggy, regresa a su pueblo natal, Millgate, para unas vacaciones. Nada más llegar, Ted empieza a tener una extraña sensación: nada es como lo recuerda. Ninguna de las tiendas o locales de su niñez siguen allí, e incluso los nombres de las calles son distintos. Ted decide quedarse a averiguar qué está pasando mientras su mujer lo abandona, pensando que está dando demasiada importancia a algo que no la tiene.

A lo largo de la historia descubrimos un mundo que no es lo que parece, con niños que dan vida a figuras de arcilla o controlan animales, fantasmas que vagan por la ciudad o dos gigantescas montañas que en realidad son divinidades. La intriga se mantiene a lo largo del relato, que acaba con una épica lucha entre grandes dioses y la resolución de todos los misterios.

Con este libro me pasó lo mismo que con el primero que leí de Ray Bradbury, que era una colección de relatos cortos. Había leído buenas críticas sobre la obra de Bradbury así que me decidí a leer algo suyo... y me llevé una decepción por la sencilla razón de que yo esperaba leer ciencia ficción y aquello no lo era. Eran historias magistralmente escritas por un grandísimo autor, pero la mala información de la que yo partía me hizo no disfrutar de los relatos como se merecían.

The Cosmic Puppets es una obra de fantasía, no de ciencia ficción. La introducción es muy intrigante y uno casi necesita seguir leyendo para saber qué es lo que está pasando en ese extraño pueblo. La historia de los dioses está bien llevada y encaja bien en la historia, siempre que se tenga en cuenta de que se trata de fantasía. Como yo esperaba ciencia ficción... me llevé un chasco.

No he visto temas comunes de Dick ni apunté ninguna cita que me llamara la atención, lo que para mí demuestra que es una novela claramente diferente a las demás. Es una buena historia, además de corta, y si se lee sin falsas concepciones, seguro que no defrauda.

martes, 17 de noviembre de 2015

4. Eye In The sky

Escrita en 1955 y publicada en 1957, por primera vez la acción es contemporánea a la escritura: en la novela estamos en el año 1959. Nuestro protagonista, Jack Hamilton, un joven técnico de un importante laboratorio de investigación, es despedido por las sospechas de que su mujer sea comunista: el laboratorio trabaja para el gobierno y ése es un riesgo que no pueden asumir. Tras recibir la noticia, Hamilton, junto con su mujer Marsha y su ya ex-compañero y amigo Charley McFeyffe, siguen con sus planes de asistir a la puesta en marcha del acelerador de partículas Bevatron. Para ello, se unen a un grupo de otras 4 personas y su guía y acceden a una plataforma situada encima del Bevatron... hasta que algo va mal. Hay un accidente, la plataforma sobre la que está el grupo cae y todos se ven afectados por una gran radiación. Posteriormente, todos despiertan y creen que se han recuperado, sólo para descubrir que en realidad siguen tendidos en el suelo del Bevatron y lo que creen que es el mundo real es sólo una ilusión creada por uno de ellos. Tras descubrir que están atrapados en la imaginación de uno de los miembros del grupo, han de descubrir quién es el autor de ese mundo para destruirlo y escapar. Pero, al hacerlo, lo único que consiguen es salir del mundo ficticio de uno de ellos... y entrar en el de otro. Así va transcurriendo la acción, hasta que consiguen de una vez por todas volver al mundo real. 

Me ha resultado muy interesante la visión del mundo que presenta cada personaje de Eye In the Sky: el fanatismo religioso, la corrección extrema en las formas, la conspiración paranoica, el comunismo infiltrado. Como siempre, el interés no viene sólo de la propia narración sino de imaginar que algo así sucediera, y qué tipo de mundos crearían las personas de mi entorno. Esta novela se centra en las creencias, conscientes e inconscientes, arraigadas en lo más profundo del ser, de cómo cada persona interpreta la misma realidad (¿es que se puede hablar de una verdadera "realidad"?) y, en definitiva, de las locuras que todos tenemos y escondemos.

Esta novela también me ha resultado fácil de leer por su linealidad. La narración inmediatamente después del accidente puede resultar algo confusa, ya que uno no sabe exactamente lo que está pasando, pero esto es algo que precisamente hace que uno se meta más en la historia: el lector está confundido, al igual que el protagonista, y al igual que él va descubriendo lo que pasa poco a poco. 

Algo que también me gusta de las novelas de Dick, y que aquí se hace muy patente, es que con frecuencia construye sus historias a partir de hechos familiares y reales. La persecución del comunismo, o la propia creación y puesta en marcha del Bevatron, son hechos reales que hacen que la historia resulte más cercana y realista. Otros autores de ciencia ficción escriben sobre planetas lejanos, seres de colores con una fisionomía muy distinta a la de los humanos, paisajes imposibles, y un largo etcétera de personajes, paisajes y realidades completamente inventadas y que no se parecen en nada a la nuestra. Dick, al tomar elementos cotidianos y presentar personajes que podrían ser el vecino de cualquiera, crea más empatía con los protagonistas y hace que, más que leer sus escritos, uno los viva.

Esta novela, quizá por transcurrir en mundos salidos de las mentes de sus personajes, no presenta en mi opinión ninguno de los temas típicos de la literatura de Philip K. Dick. El único atisbo de uno de sus temas comunes que encontré es una vaga referencia a la desnudez en las mujeres como algo común.


CITAS:

Capítulo 9:

"In all possible universes, Monday was the same."


Capítulo 11:

"This will be worse than being pushed around by white men... in this world you'll be in the hands of a fat, middle-aged white woman."


lunes, 22 de junio de 2015

3. The Man Who Japed

Publicada en 1956, la tercera novela de Dick transcurre en el año 2114. Cómo no, ha habido una gran y devastadora guerra nuclear tras la cual ha surgido un nuevo orden mundial basado en la "Reclamación Moral" (recmor).

El protagonista, Allen Purcell, es el típico ciudadano medio que acepta la situación social, aún cuando no está de acuerdo con ella, porque tampoco afecta negativamente a su vida personal. Vive en Nueva Nueva York con su mujer, Janet, y tiene un buen trabajo como fundador de una agencia de publicidad. Ambos asisten regularmente a las reuniones de vecinos de su edificio y participan en los juicios morales que allí se realizan a los vecinos que hayan sido pillados cometiendo actos inmorales.

Un día, tras visitar a unos amigos que aún viven en las ruinas de Hokkaido y tomar más de un trago con ellos, Allen vuelve a casa y, al pasar por el gran parque en cuyo centro se erige la estatua del General Streitter, fundador del recmor, le arranca la cabeza y la esconde en su casa. Este acto de rebeldía inconsciente le hace recapacitar sobre el sistema y su papel en él, especialmente dado que le acaban de ofrecer el puesto de Ministro de Propaganda. A lo largo de la novela, vemos cómo Allen acude a un psiquiatra para resolver sus conflictos internos y es engañado y enviado a un resort en uno de los planetas satélite. Allen consigue volver y, cada vez más seguro de sus propias convicciones, acepta el puesto para gastar una última y mediática"broma" al sistema.




Me he reído con The Man Who Japed. Creo que es la primera novela en la que Dick consigue impregnar de ese humor suyo tan característico, irónico y paródico. Es una novela fácil y entretenida con un argumento lineal, sin tramas secundarias ni giros inesperados. Toca temas profundos pero por encima, sin querer adentrarse demasiado en ellos como sí hará más adelante. Hay pocos personajes y el protagonista, Allen, resulta simpático y carismático. En definitiva, es una buena novela, y quizá una buena elección para adentrarse en la literatura de este gran escritor.



Los temas comunes de la literatura de Philip K. Dick que aparecen aquí son:

  • Ha habido una gran y devastadora guerra, tras la que ha surgido un nuevo y definitivo orden mundial.
  • La existencia de comida artificial.
  • La desnudez en las mujeres como algo normal.
  • La aparición de personas con habilidades psíquicas.
  • El sistema de congelación inmediata para prolongar la vida de las personas que mueren.
  • El transporte aéreo como algo habitual.



CITAS:

Capítulo 18:

""Any man", Allen said, "who is capable of sexual activity during his first day at a new job is an unusual man.""


sábado, 7 de marzo de 2015

2. The World Jones Made

Es el año 2002 y, tras la última gran guerra, que acabó en 1944, el Gobierno Federal Mundial dirige el planeta basándose en el Relativismo de Hoff. Bajo esta ley, cualquier persona puede creer lo que quiera, pero en el momento en que intente hacer a los demás creer en lo mismo, está cometiendo un acto ilegal que puede ser castigado con una sentencia de por vida en un campo de trabajos forzados.

Floyd Jones, con su habilidad de ver el futuro, pero sólo un año más allá del presente, pasa en unos años de ganarse la vida como vidente en un carnaval ambulante a líder mundial. Simultáneamente, el doctor Rafferty logra enviar a Venus dos naves con 8 mutantes, creados por él mismo provocando deliberadamente alteraciones genéticas en sus propios hijos, con el fin de propagar la especie humana más allá de la Tierra.


Tuve que leer este libro dos veces, por varias razones: la principal, seguramente, es que me precipité en la primera lectura. Leí el libro en sólo 4 días, demasiado deprisa para "degustarlo" como cualquier escrito de Philip K. Dick se merece. Pero la segunda razón, no menos importante, es que en la primera lectura me frustró tanto el hecho de que nos presenten a los Venusianos en el primer capítulo para luego no volver a mencionarlos hasta casi el final, que no pude procesar correctamente el resto de la historia.

En esto el libro me recordó mucho a Solar Lottery y los prestonitas: ambas líneas argumentales (los prestonitas en Solar Lottery y los venusianos aquí) están un poco de pegote, no están bien hiladas con el resto de la historia. En The World Jones Made está claro que los venusianos acaban siendo importantes por lo que implican para Cussick, pero no sé... en mi opinión no hay suficiente cohesión con la línea argumental principal.

Problemas argumentales aparte, me gustó mucho el capítulo dedicado a Floyd Jones, su vida y su habilidad. Me hizo reflexionar mucho sobre esta habilidad, y llegué a la conclusión de que, más que ver el futuro, lo que le pasa es que tiene que revivir el pasado. Es como si uno viajara un año al pasado como mero espectador: estás en tu propio cuerpo y sabes qué es lo que va a pasar porque ya lo has vivido, pero no puedes cambiar nada. Si cometiste un error, lo volverás a cometer. Si sentiste dolor o miedo, lo volverás a sentir. Y peor aún: si sentiste dolor ayer y te mandan un año al pasado, estarás todo un año sabiendo lo que va a pasar, pensando en ello y reviviendo ese momento una y otra vez hasta que vuelvas a vivirlo por segunda vez. 

Me gusta el mundo que Dick crea y sí conseguí meterme en él, pero a la vez... durante toda la lectura (¡las dos!) algo no acababa de encajar. Creo que son los personajes, con los que no acabo de empatizar, en parte por los saltos temporales que se producen. Cussick, el protagonista y miembro de la Policía Secreta, pasa de estar recién casado a tener un hijo de meses en un par de capítulos. Tengo la sensación de que en otros libros de Dick el lector sigue más de cerca al protagonista, que a la vez tiene una vida más difícil que la de Cussick, lo que refuerza la simpatía y compasión del lector y su interés en saber lo que le ocurrirá. Aquí parece que Dick quiere centrar la atención más en la historia que en los protagonistas, y como la historia no es suficientemente consistente... se pierde un poco el interés.

Me ha gustado el libro, pero me parece que es algo flojo para lo que Dick es capaz de ofrecer. Creo que podría haber desarrollado más y mejor la habilidad de Jones y que podría haber integrado a los Venusianos de mejor manera en la historia. Me ha gustado menos que Solar Lottery, le han faltado también esos momentos de humor tan geniales que Dick incluye en otras novelas y le dan ese punto tan diferente y característico.

El final me gustó por la manera de hilar las dos líneas argumentales. Me pareció un puntazo que el libro empiece con los venusianos viviendo en un refugio en la Tierra, con las condiciones atmosféricas controladas artificialmente en un mundo también creado artificialmente para adaptarse a sus necesidades, y acabe con Cussick y su familia en un refugio en Venus, de la misma manera, mientras los venusianos prosperan en su nuevo mundo libre... Me gustó la paradoja.

Como siempre, aparecen temas comunes de la literatura de Philip K. Dick:

  • La historia empieza después de que una gran guerra haya provocado un nuevo orden mundial.
  • La existencia de personas con habilidades especiales, como Jones o los hermafroditas.
  • La normalización de la sexualidad, que aquí se presenta como un espectáculo.
  • El consumo, legal y socialmente aceptado, de drogas como la heroína y la marihuana.
  • El transporte aéreo extendido a vehículos privados y taxis.


CITAS:

Capítulo 10:

"For an endless time he sat, his mind blank, gazing into the shadows of the room. Nina slept fitfully; now and then she turned, twisted, made faint unhappy sounds. Struggling in an invisible darkness, she fought lonely battles, without him, without anybody. In the final analysis, each of them was cut off from the other. Each of them suffered alone." --- Ésta me parece un buen ejemplo de la fantástica narrativa de Dick. Me parece que hay mucha belleza y tristeza en estas líneas.

martes, 10 de febrero de 2015

1. Solar Lottery

Es el año 2203 y, tras la “Guerra Final”, el Sistema de Nueve Planetas está regido por la teoría del Minimax y gobernado por el Gran Presentador, quien lidera el Directorado. La sociedad se divide en gente clasificada que trabaja para una de las cinco Colinas, que soportan la estructura social y económica del sistema, y gente inclasificada, a la que se puede matar legalmente, que vive en distintos núcleos y lleva un estilo de vida arcaico.

Nuestro protagonista, Ted Benteley, es despedido de la colina en la que trabajaba como bioquímico y se dirige a Batavia, la capital del poder gubernamental, para tratar de obtener un puesto en el Directorado. Su intención es tomar un juramento posicional, para no estar atado al actual Gran Presentador y poder mantener su puesto en el futuro. Pero Eleanor Stevens, secretaria personal de Reese Verrick, el actual Gran Presentador, le convence de que jure lealtad a Verrick personalmente. Lo que Benteley no sabe al realizar su juramento es que la Botella acaba de saltar, eligiendo a un nuevo Gran Presentador y por lo tanto destituyendo a Verrick. En cuestión de horas, Benteley se encuentra trabajando en otra de las Colinas, como siervo de Verrick, exactamente en la misma posición de la que intentó huir para siempre, atrapado en un sistema que cree corrupto y sin futuro.

Mientras tanto, Leon Cartwright es el elegido como nuevo Gran Presentador. Un grupo de agentes de las Brigadas Telepáticas va a buscarle para informarle de la elección de la Botella y llevarle a que ocupe su nuevo puesto en Batavia. Estos hechos se producen instantes después de que la nave de Cartwright, con el grupo de Prestonitas a bordo, haya despegado en busca del mítico “Disco de Fuego”, más allá del Sistema Solar, descrito por John Preston en sus escritos.

Así arranca este fantástico libro, dejando al lector un poco patidifuso. Esto es lo primero que me llamó la atención, y que achaqué al hecho de ser la primera novela de Dick: el mundo que nos presenta no queda bien definido, empieza a narrar hechos y a hablar de distintos elementos de la sociedad sin apenas explicarlos, lo que dificulta el seguimiento de la historia. El sistema de la Botella, el Directorado y las Colinas no queda realmente aclarado en todo el libro.

Algo que no acabé de entender es lo siguiente: se presenta un mundo regido por la teoría del Minimax, en el que cada persona obtiene al nacer una tarjeta de poder con un número, que constituye su posibilidad de salir elegido Gran Presentador algún día tras el salto de la Botella. Parece que la sociedad en general acepta estas reglas y tiene la certeza de que así es realmente como funcionan las cosas. Sin embargo, se hace evidente que esto no es así: al entrar a trabajar en una colina, el trabajador pasa a ser siervo del "administrador" de esa colina y pierde su tarjeta de poder. ¿No es evidente que, de esta manera, no todo el mundo tiene la posibilidad de ser elegido Gran Presentador? ¿Me he perdido algo aquí?


También me llama la atención que se presente un mundo muy avanzado y, sin embargo, en algunos aspectos se ha dado una marcha atrás. Los empleados tienen que jurar lealtad a su administrador y pierden gran parte de sus derechos al hacerlo. De hecho, pasan a ser “siervos”, no empleados. Es más bien una “dictadura consentida”. Los siervos viven bien en las Colinas: tienen un buen trabajo, un buen sueldo, un hogar donde vivir... quizá la pérdida de la libertad les parece un precio razonable a pagar a cambio de esas comodidades.

Al leer el plan de Verrick y Herb Moore para asesinar a Cartwright, no pude dejar de pensar en Matrix: el plan consiste en tener a un grupo de agentes en una estructura que mantiene sus constantes vitales mientras su mente es conectada a un androide, Keith Pellig. Al estar su mente conectada a Pellig, tienen el control del cuerpo del androide en vez de del suyo. Al describir la estructura en la que se mantienen los agentes, en mi cabeza veía al Neo real en aquella silla articulada, inconsciente e inmóvil mientras el Neo artificial caminaba por el mundo siguiendo su misión. No sé si este concepto de Matrix se basó o inspiró remotamente en la novela de Dick, pero el parecido es llamativo.

El desenlace es algo que también me llamó mucho la atención, por lo precipitado que resulta y por el hecho de que sea un auténtico desenlace. En otras novelas de Dick, me puedo pasar días y semanas pensando en el final, en qué es lo que pasa realmente, porque normalmente queda abierto, es ambiguo o quedan cabos sin atar. Pero aquí no: sabemos lo que pasa con los Prestonitas, con Verrick, con Cartwright, con Eleanor Stevens, con Herb Moore... Parece que con el tiempo Dick empezó a explicar mejor los argumentos y a dejar los finales más abiertos.

Algunos de los temas comunes de Dick ya están patentes en esta primera obra, como son:

  • La ausencia de alimentos naturales, que son sustituidos por “protina”.
  • El hecho de que se haya producido una gran, masiva y definitiva guerra mundial.
  • La existencia de personas con habilidades telepáticas.
  • La moda de que las mujeres vayan enseñando los pechos.
  • Las vestimentas llenas de color.
  • El cambio en las relaciones humanas: es legal y está moralmente aceptado matar a los inclasificados, es causa de vergüenza e incluso deshonra el hecho de no estar conviviendo con otra persona.
  • Los robots realizan funciones de camareros, sirvientes, etc.
  • Todo el transporte es fundamentalmente aéreo.

He disfrutado mucho esta segunda lectura de esta novela. La primera vez que la leí fue hace 7 años y la verdad es que no recordaba casi nada. Es un poco difícil de seguir, pero merece la pena hacer el esfuerzo. Es muy entretenida y en ocasiones divertida. La trama, a pesar de todo, está bien desarrollada. El problema, más que de coherencia, es de elipsis, y es algo que se puede pasar por alto. Es un libro que merece la pena leer, y estoy segura de que volveré a él en el futuro.



CITAS:

Capítulo 3:

“–He read ancient books, painted pictures, wrote psychiatric stream-of-consciousness material.
–Poetry.” --- Ésta me hizo reír.


“The whole bottle system is to protect us; it elevates and deprives at random, chooses random individuals at random intervals. Nobody can gain power and hold it; nobody knows what his status will be next year, next week. Nobody can plan to be a dictator: it comes and goes according to subatomic random particles. The Challenge protects us from something else. It protects us from incompetents, from fools and madmen. We're completely safe: no despots and no crackpots.” --- Ésta es otra noción habitual en la literatura de Dick: la existencia del “sistema definitivo”, de un sistema político global, justo y seguro... que tarde o temprano siempre acaba corrompiéndose y encontrando la manera de fallar.



Capítulo 4:

“–When you were a boy, didn't you dream of growing up to be a successful assassin?”


Capítulo 10:

“–It's a great life, if you don't weaken”.


Capítulo 17:


“It isn't senseless drive. (…) It isn't a brute instinct that keeps us restless and dissatisfied. I'll tell you what it is: it's the highest goal of man – the need to grow and advance... to find new things... to expand. To spread out, reach areas, experiences, comprehend and live in an evolving fashion. To push aside routine and repetition, to break out of mindless monotony and thrust forward. To keep moving on...” --- Ésta me encanta y la cuento realmente inspiradora.


 

sábado, 24 de enero de 2015

0.5. Aclaraciones

Ya he leído las dos primeras novelas, pero antes de empezar a publicar mis opiniones, he pensado que podría aclarar un poco más cómo voy a abordar este “proyecto”.

Para que a nadie le pille desprevenido, diré que comentaré cada novela con spoilers. Los objetivos de este blog son, por un lado, tener un archivo ordenado con mis resúmenes y opiniones de cada libro para poder volver a él cuando me apetezca y recordar las emociones que me despertaron y, por otro, iniciar conversaciones acerca de los libros con otros lectores que también los hayan leído. Si nadie lee o comenta este blog, seguirá cumpliendo el primer objetivo.

También es posible que, a medida que vaya leyendo libros, vuelva a entradas anteriores y las edite. Si las primeras historias se relacionan de alguna manera con las posteriores, sólo lo sabré al leer estas últimas, y será entonces cuando vuelva atrás y añada comentarios u observaciones basados en la nueva información.

También diré que leeré la mayoría de las novelas en su versión original en inglés. Siempre me referiré a los títulos en inglés y, si añado alguna cita, casi siempre será en inglés. No obstante al escribir los posts intentaré buscar los términos que se utilicen en las traducciones para las profesiones, cargos, etc que Dick inventó. En cualquier caso habrá cierto “Spanglish” en mis escritos. Espero que a nadie le moleste.


Esto era todo lo que quería aclarar, así que no me extenderé más. Próximamente: Solar Lottery :)